Si encuentras que tu atención está vagando a lo largo del día y que tienen dificultades para permanecer comprometidos y motivados con sus tareas, el secreto está en el tiempo y el modo de relajación que tiene.

Descanzar entre trabajos.

Si encuentras que tu atención está vagando a lo largo del día y que tienen dificultades para permanecer comprometidos y motivados con sus tareas. !Relájate¡

Cuando una persona pierde toda la atención del trabajo, no se obtienen los mismos resultados que se quieren lograr. ¿Cómo una persona puede recuperar su concentración? el secreto puede estar en momentos específicos de planificación en el que se sumergen en su trabajo y otras veces en el que las personas tomen descansos reales, como en aquellos tiempos cuando se hace algo totalmente sin relación a su trabajo.

Jonathan Milligan, un escritor para una revista de salud, describe que su día habitual es una combinación de 90 minutos en “sesiones de enfoque”, donde trabaja intensamente en las tareas a mano y luego 30 minutos en “descansos reales”, donde se levanta y hace algo para recargar, como ir a dar un paseo rápido, un poco de ejercicio ligero o leer un libro.

Por supuesto, su kilometraje puede variar dependiendo del tipo de trabajo que tiene. No todo el mundo puede permitirse el lujo de trabajar durante 90 minutos y se rompen por 30 varias veces a lo largo del día, pero hay algo para tener tiempo para realmente recargar más de una vez al día. Si lo hace, le puede ayudar a llegar de nuevo a que usted trabaje realmente descansado y listo para comenzar de nuevo con todas las energías, en lugar de estar obligarlo a desarrollar trabajo hasta la hora del almuerzo.

El método de Jonathan Milligan  es muy parecido a la Técnica Pomodoro, que muchos de ustedes hayan oído. La Técnica de Pomodoro indica que una persona deberá de aislar periodos de máxima concentración en los cuales solamente debemos de dedicarnos exclusivamente a la tarea que requiera nuestra concentración. En esta técnica solamente el tiempo de concentración toma 25 minutos y otro tiempo de relajación.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *